11.16.2012

Cartas a Diagonal

Jueves 15 de noviembre de 2012

Carta a los directivos de Telefónica

Marcos Andrés Armenteros
Me dirijo a los directivos que el 4 de febrero de 2011 decidieron hacer uso del artículo 52d para despedirnos a Mª Cruz y a mí, y que aún habiendo perdido tres juicios, uno nulo y dos improcedentes, han persistido en su decisión. Os escribo desde mi cama, aquí en la central de Telefónica de Paralelo, en la improvisada habitación en la que hoy hace 11 días cinco compañeros y yo comenzamos la Huelga de hambre.
Tenéis que saber que a todas horas hemos visto entrar por la puerta a compañeras y compañeros que vienen a alimentarnos con la verdad que, durante años, había permanecido oculta bajo el temor y la resignación. La verdad de una plantilla que sabe de vuestra obsesión por acabar con ella para poder así externalizar el trabajo y hacerlo más barato; gente que sabe que no os importa en qué condiciones trabajan autónomos, contratas y subcontratas mientras vuestros sueldos millonarios crezcan. Nos alimentan las personas que entran por esa puerta y nos abrazan porque saben que nos utilizasteis para atemorizarles a ellos. Hoy comprendo más que nunca que hay nutrientes que no te da la comida ni el dinero; ese alimento inmaterial te permite comenzar lentamente a salir del miedo y la obediencia, y tengo la certeza de que ese alimento le hace bien a la gente y a nosotros.
Pero no penséis que esto es mérito de la huelga que hacemos; esta huelga es la reacción que vosotros habéis provocado. Antes de despedirnos se habían eliminado ya 45000 puestos de trabajo dignos y os disponíais a terminar con 6500 más. ¿Hacía falta despedir a dos personas por bajas médicas? Tenéis ahora una oportunidad idónea para hacer un gesto, para cambiar el rumbo de la confrontación que habéis provocado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada